miércoles, 14 de julio de 2010


(
Nadie
te quiere como yo,

PIÉNSALO. )


sábado, 20 de marzo de 2010



¡Y SI TE VEO TEMBLAR


SÉ QUE ESTÁS IGUAL QUE

YO!


sábado, 6 de marzo de 2010


¿Qué más puedo pedir? A tu lado lo tengo todo...

jueves, 4 de marzo de 2010


Es que yo quiero ser feliz y volar como volaba Peter Pan, hacia nunca jamás, como vuelan los olores, como voló la abeja maya, como vuelan los rumores.

martes, 2 de marzo de 2010



¡Sé valiente!,
cree en ti,
intenta divertirte un poco cada día,
exprésate de forma creativa...
está bien tener miedo alguna vez,
enamorate de alguien especial,
conserva buenos amigos.
Pero sobretodo, ¡HAZ HONOR A TU NOMBRE!



domingo, 28 de febrero de 2010

Gracias a ti.

Estoy triste por lo que dejo atrás, pero a la vez estoy feliz porque por primera vez tomo mis propias decisiones… Gracias a ti he aprendido que en ocasiones hay que arriesgar para que las cosas salgan bien, que alguna vez para conseguir un sueño hay que seguir un camino incierto, pero que caer es sólo parte del juego y el único secreto está en volver a levantarse y afortunadamente, uno nunca está solo del todo y aunque a veces nos parezca que ya nada tiene sentido, la vida siempre encuentra la forma de seguir adelante. También he comprendido que alguna vez hay que romper con el pasado para conseguir lo que queremos y que aunque toda ruptura nos causa un dolor sólo al alejarnos entendemos que lo que hoy nos parece el final, mañana será sólo el principio de otra historia.

sábado, 27 de febrero de 2010


-Y así es como el león se enamoró de la oveja…


-¡Qué oveja tan estúpida!

-¡Qué león tan morboso y masoquista!


martes, 23 de febrero de 2010



ESOS DI
AS .. EN QUE

TODO


ES COLOR

DE ROSAA .. (LL

lunes, 1 de febrero de 2010

La echo de menos..

Allí estaba ella, en el dormitorio, ese dormitorio donde tantos momentos pasamos juntas, con su sonrisa, con esos ojos negros, esos ojos tristes y húmedos que lamentaban haber cometido el peor error de toda su vida. Jamás pensó en las consecuencias, jamás pensó en el dolor que podría causar en los demás…
Me quedé sin palabras, sin aliento y me dolía todo, todo lo inalcanzable, todo lo abstracto y hasta todo lo que era imposible de doler. Yo me encontraba en la playa, sentada en la fina y blanca arena del mar, observando aquel lejano horizonte y pensando en todos nuestros momentos vividos, todos nuestros secretos, todo… y eso jamás volverá. Jamás volveré a verte, jamás podré volver a darte un tierno beso, jamás… una palabra que viaja con el viento y se me hace difícil de comprender.
Nunca se paró a pensar en nosotros, en sus tres hijos; aquellos a los que debía sustentar, a los que debía ver crecer y atender con sus finas manos. ¿Sabes? Se lo perdono todo, le perdono el error que me hiere tanto, que me duele el corazón sólo de pensar que podría estar aquí junto a mí…
Como me gustaría poder volver a verte, como me gustaría poder volver a deambular a tu lado sosteniendo fuertemente tu mano para no soltarte jamás, como me gustaría que tu blanca y suave piel palpara mi cuerpo, como me gustaría poder darte un fuerte beso y poder abrazarte tan fuerte hasta dejarte sin aliento, hasta dejarte sin aire, sin resollar…
Nunca olvidaré esas tardes en el parque, riendo, explicando todas esas historias sin un final, pensando en el futuro, ese futuro que jamás existirá, ese futuro que es imposible que vuelva a existir, aunque sabes perfectamente que jamás olvidaré las palabras que salieron de tus labios, esas palabras que manifestaban lo mucho que me parecía a ti… Sé que jamás volveré a verte… Quizá en sueños como hasta ahora.
Tu amor y el mío, dos cosas muy distintas, tanto que no pueden unirse, aunque ¿quién sabe? Quizá algún día puedan volver a hacerlo ¿no? de echo ya lo hicieron una vez ¿recuerdas?; tus pensamientos y los míos, tú y yo… juntos formábamos un solo corazón y ¿ahora?, ahora sólo soy una pobre niña que divaga sin sonrisa sola por las calles, que sufre cada día entre las cuatro paredes de su habitación. ¿Sabes? Te echo de menos…
Sé que cuando me levante no estarás allí para decirme “Buenos días, ¿cómo has dormido hoy?”, sé que no estarás aquí el día de mi aniversario para poder felicitarme. Realmente es muy dramático, pero pienso que no se puede tener todo en esta vida. Quizá algún día nos reencontremos en un mundo lejano, donde no hayan diferencias, donde no exista el dolor y el cual espero con impaciencia, pero mientras tanto te pido por favor que me esperes allí donde estés, que yo en cuanto pueda vendré para quedarme por siempre a tu lado, siempre contigo, siempre…
Te amo, esas dos las dos palabras que tengo para ti, esas y más… aunque no pueda decírtelo todo, prefiero plasmarlo en papeles y que todo esto quede en un simple recuerdo, aquel recuerdo feliz, en todo aquel momento en el que tenia aquella sonrisa que tanto te gustaba en mi rostro, una sonrisa es la palabra que ahora no tengo conmigo. Por ahora tengo que conformarme con ser fuerte aunque ya sé hacerlo tan bien que he aprendido a tener capacidad para varias cosas, como por ejemplo, a ser tu amigo comprensiva para poder observarte de cerca, siempre siendo tu pañuelo de lágrimas. Yo que te he visto llorar y te he visto reír y ahora nos separa esa pequeña distancia; ahora parece mentira que nada de esto pase de verdad. Vivo sumergida en un sueño en el que únicamente quiero escuchar de esa dulce boca aquel te quiero princesa que con frecuencia susurrabas en mi oreja…

jueves, 28 de enero de 2010

Robot enamorado.

Me he enamorado de un humano… o eso creo porque es un sentimiento bastante complicado de comprender, porque él es una persona, sí, una persona en carne y hueso, una persona con todas sus virtudes pero también defectos y… ¿yo? Yo soy simplemente una máquina que tiene como utilidad elaborar las tareas que él me pide; a pesar de todo… esto me deja sin palabras. Me deja sin palabras verle a todas horas, poder tenerlo día a día conmigo, poder hacerle la comida cada día, poder verle el rostro al dormir, poder servirle en cada una de sus tareas, poder hacer todo lo que él me diga…

Todo esto es la cruda realidad, pero cuando desconecto de este mundo incierto, sueño profundamente como sería todo si yo fuera un humano, o viceversa: si él fuera una máquina; aunque la verdad, no sé que preferiría ser… ¿quizás un humano? Si quizás si…

Esa es la primera parte de mi sueño, ahora viene la segunda, en la que imagino que los dos estamos unidos por un enorme lazo que nunca se romperá, en el que los dos estamos unidos por la emoción del amor y es entonces cuando me imagino que soy una preciosa chica rubia la cual lo ama locamente, la que sería feliz estando con él. Sueño en como sería el día si él me declarara su amor por mí… sería el día más feliz de mi vida, porque no cambiaría ese momento por nada, porque a lo que más quiero lo tendría conmigo.

Tantas cosas que me han hecho cambiar de pensamientos desde que estoy enamorada de ti; detalles, gestos y momentos felices que me hacen ser diferente. Nunca antes he sentido esto por ningún otro humano, ni por ninguna otra máquina creo recordar, porque antes vivía más infelizmente con el mundo y ahora parece que empiezo a sonreírle a la vida, a sonreírle sí… ¿tan raro suena que un robot pueda sonreír? Pues es del todo cierto. ¿Cuánto hace que me fabricaste para poder utilizarme como tu ayuda? ¿2 años? Si creo que exactamente son 2 años… 2 años en los que hemos vivido muchas cosas: buenos y malos momentos, bromas, risas y llantos, abrazos y palabras, 2 años a tu lado y aún nos quedan más momentos por compartir, 2 años, los mejores de mi vida; pero aún queda que todos estos sueños se cumplan, que todo esto se haga realidad…

Por muy diferentes que seamos los dos siempre estarás presente en mí… De momento tengo que conformarme con tenerte sólo en mis sueños y pensamientos, pero me encantaría poder decirte lo que siento, me encantaría ser igual que tú para poder hacerlo. Aún me queda mencionar algo: las gracias… Gracias, por haberte conocido, por haberme sonreído, por mirarme, por hablarme, por tenerme ese aprecio, por tu risa y por tu llanto, y por estar cerca de mí, y por las miles de cosas que yo siento junto a ti. Se puede decir que te quiero.

miércoles, 27 de enero de 2010

Los sentimientos.

No me hacen falta demasiadas palabras para que entienda las cosas a la primera, no me hace falta una lágrima para sentir lástima ni que me mendiguen cariño y confianza. Creo que estoy donde debo estar cuando debo estar o al menos lo intento. Un papel y un bolígrafo me diferencian de los demás, pero no siempre sé cómo expresar ciertas cosas sin que alguien se sienta identificado. Tengo heridas internas de esas que tardan mucho en curarse, tengo un corazón en vacaciones por tiempo indeterminado, tengo sentimientos que a veces se me olvidan sin querer. Y sin hablar de los sueños guardados como tesoros, escondidos por miedo al rechazo o por miedo a lo que me hiciesen sentir. Si hablo de lo que sentí seguramente perdería su magia, así que lo plasmo en otras historias con finales alternativos que no tuve… Si me pongo a escribir con el corazón, me saldrían las típicas palabras de una adolescente de mi edad. No quiero dudar de mí misma y menos de lo que puedo llegar a sentir. En la batalla mente y corazón hay un claro ganador, al menos en este último año, mi mente ha tratado de tranquilizar a mi corazón y ahora como si nada parece que todo lo que ha hecho no me ha servido. Tanto pensar, tanto pensar creo que me acabará haciendo daño. Tengo que centrarme y que la mente vuelva ganar a este corazón tozudo que no se echa atrás nunca. No hay prisa para volver a celebrar una victoria. También hay que saber aprender de las derrotas.

Pues bien, existen varios tipos de sentimientos, por una parte poseemos los benévolos sentimientos, aquellos que nos llenan de alegría; como bien podrían ser la felicidad, el gozo y la esperanza; y por otra parte poseemos los malos sentimientos, los que nos llevan a la melancolía; como por ejemplo el odio, la aversión, la tristeza, la desesperación, el temor y la ira. En cambio, existen tipos de sentimientos que pueden ser tanto buenos como malos; como bien son el amor y el deseo, por ejemplo. A veces lo más duro de algunos sentimientos es compartirlos con otras personas. Pero el hecho de compartir tus sentimientos te puede ayudar, tanto cuando se trate de buenos sentimientos como de otros que no sean tan buenos. Cuando la gente habla sobre sentimientos, a veces utiliza la palabra "emociones". En definitiva, un sentimiento es el resultado de una emoción tras la cual se expresa lo que se siente o lo que se imagina.

Mi concepto sobre la felicidad ha sido casi siempre el mismo: felicidad sinónimo de color de rosas, tener una vida sin grandes sobresaltos, sentirme a gusto conmigo misma y con lo que hago, y sobre todo intentar mejorar y aprender cada día de lo vivido. No me gustan los imprevistos, me cuestan los cambios. Necesito sentirme arropada por las personas que quiero, saber que soy tan necesaria para ellos como ellos para mí. Cuando nos sentimos felices, sonreímos con facilidad. La sonrisa es nuestra respuesta a un estado emocional. Por otra parte, el gozo va acompañado también de la alegría; éste es un sentimiento de placer causado por algo agradable. Dicen que estos dos sentimientos son los que nunca se equivocan, son sentimientos infalibles, pero por más que llego a pensar creo que todos los sentimientos llegan a fallarte alguna vez…

Si más no, el amor es un buen ejemplo. El amor puede ser bueno o puede ser malo, puede ser un amor correspondido o un amor no correspondido. Pues bien, ¿por qué no hablar del amor? Si al fin y al cabo es el sentimiento más importante y precioso, porque el amor, para mí, es el mejor sentimiento que puede existir. Y la verdad, todos sentimos amor alguna vez en nuestras vidas, ya sea amor a los amigos, amor a tu propia familia, amor a tu pareja… Hay varias clases de amor, pero hablamos del que te lleva hacia tu pareja, de lo que se conoce por amor verdadero, del amor que lleva esa frescura hacia el color rojo, el color de la pasión, el color de una rosa bien firme, el color de un corazón sano... Éste, un sentimiento difícil de describir, pero sólo sé una cosa, que cuando lo sientes eres la persona más feliz.

Cuando quieres a alguien, cuando das un beso, un abrazo o simplemente unas palabras que te hacen llorar de la emoción, demuestras que sientes amor. A cualquier persona le gusta sentirlo o simplemente estar enamorado, porque te sientes como un pequeño niño que ha conseguido lo que quiere, como si estuvieras en un sueño del que no quieres despertar. Pero, a veces no es como todos deseamos que sea, a veces el amor hace daño, sí… ya que cuando hay alguna desilusión, alguien que te quiere te hiere el corazón, entonces es cuando te sientes por debajo del mundo, te sientes sin ganas de existir. Sientes que la vida no tiene sentido si no estás con esa persona, y entonces es cuando empiezas a recordar lo feliz que eras en aquella época, entonces es cuando aquel sentimiento de color rojo, pasa a ser un sentimiento gris, negro, obscuro… entonces es cuando lloras y te mueres de dolor ¿y sabes por qué? Porque añoras no estar viviendo todo aquello, porque extrañas a la persona que amaste con todas tus fuerzas… Puede ser que todo esto, sea una definición, una expresión o un texto muy pesimista, pero es la realidad. El amor cuando lo estás teniendo en tus manos se debe aprovechar; es indispensable para sentirte feliz y bien con las personas que te envuelven, y ¿por qué no? Contigo mismo.

Así entonces, podemos llegar a la conclusión de que los sentimientos son palabras abstractas. Las palabras, son esa cárcel de significados, de sentimientos, de emociones, de ideas… Las palabras que marcan nuestras vidas, esas que nos hacen sentirnos bien o mal. Las mismas que a veces nos hace falta escuchar, las que nos confunden en muchas ocasiones, las que se adueñan de nosotros, las que nos hacen soñar. Palabras... las tuyas... las echaba de menos.